domingo, 14 de octubre de 2007

De vuelta de Corfú

Acabo de volver del viaje a Corfú.

Como ya conté en el anterior artículo me fui el miércoles a un congreso. El congreso duró el jueves y viernes, y el sábado lo dejé para hacer algo de turismo por la isla.

Para ello, el sábado alquilé un coche y realicé un pequeño recorrido por el norte de la isla. Como suelo hacer en estas ocasiones, me planteé un pequeño objetivo. En esta ocasión era ir a ver la casa en la que vivieron los hermanos Larry y Gerald Durrell, que está en el pueblo de Kalami.

Del primero nunca leí ningún libro, aunque parece que es el más conocido. Sin embargo, Gerald Durrell, con Mi Familia y otros Animales puedo decir que fue uno de los que más me motivó a leer libros y creo que es uno de los libros que más me influyeron en mi infancia. De hecho, en el aeropuerto de Atenas compré la Trilogía de Corfú (que incluye ese libro junto con el de "Bichos y Demás Parientes" y "El Jardín de los Dioses") y que pienso volver a leer en cuanto tenga oportunidad.

Sobre la casa en concreto, me quedo con el comentario que ponía la guía: "En los tiempos en que la habitaron debió ser un lugar idílico, hoy es un restaurante".

Y es que el problema de toda esa parte de la isla es que está destrozada por el turismo masivo, que hace que cualquier lugar con playa sea igual de cutre.

Aunque tenía intención de comer en ese restaurante, no me acabó de gustar la pinta y me fui a Kassiopi, un pueblecito de pescadores muy bonito y con bastante oferta de restaurantes.

Luego continué con el coche en busca de alguna playa donde poder bañarme en el mediterráneo (era mi segundo objetivo). Paré en Sidari, pero en ese momento había varias nubes y no apetecía.

Continué con el coche y llegué a Paleokastritsa, un lugar espectacular con varias playas muy bonitas (y de agua cristalina). Eran las 6 de la tarde y seguían las nubes encima, pero vi que una señora se metía en el agua y me decidí a hacer lo mismo (no quería volver de Corfú sin bañarme en el mediterráneo). Las aguas estaban muy limpias y permitían ver los pececitos entre las rocas...muy bonito, aunque luego pasé bastante frío al salir.

Finalmente, tomé de nuevo el coche hasta Corfú, ciudad.

Por la noche, al igual que la noche anterior, fui a tomar algo al bar que estaba justo al lado del hotel. Casualmente, es el bar en el que más me gustaba el ambiente: casi toda la gente era lugareña, la música era bastante decente y la gente tenía más o menos la misma pinta que yo. La noche anterior había conocido a varias personas de Corfú, que incluso me estuvieron invitando a copas. Me dio la sensación de que les gustó que fuese español.

Ayer volví a encontrarme con algunas de las mismas personas y ya me trataron como si fuese uno más de su grupo, me presentaron a más gente y luego me invitaron a ir con ellos a otro bar llamado Stablus que ya tenía una ambiente más de fin de noche (música e iluminación sofisticadas, casi en plan discoteca). Creo que la mayor decepción se la llevaron cuando en el bar pincharon "Demasiado corazón" y ellos se esperaban que yo fuese a deslumbrarles con mis dotes latinas bailando salsa.

Casualmente, el grupo estaba compuesto por un montón de profesores de secundaria (debe ser que los profes acabamos juntandonos). Lo que más me llamó la atención es que en todo momento intentaron comunicarse conmigo, hablando en inglés cuando entre ellos podían estar todo el tiempo hablando en griego, incluso varios de ellos me hablaron algo de español. La verdad que hicieron que me sintiese igual que si estuviese saliendo por cualquier ciudad española, con amigos de toda la vida, me acogieron sin conocerme de nada, y sabiendo que a las 7h tenía que tomarme el avión de vuelta. Por cierto, que uno de ellos, me dijo que trabajaba de controlador aéreo y que era el que iba a controlar la salida de mi vuelo...si era cierto, era bastante curioso, porque eran las 3h de la mañana y estaba tomando copas.

Yo tomé el avión de vuelta después de que me llevasen a tomar crepes a las 5h (al parecer allí tienen esa costumbre). El viaje de vuelta fueron 3 vuelos. Salida de Corfú a las 7h de la mañana, llegada a Atenas a las 8h, salida de Atenas a las 9h (más o menos), llegada a Madrid a las 12h...espera de 4h en Madrid, hasta tomar Madrid - Asturias a las 18h para llegar a las 19h al aeropuerto de Asturias.