lunes, 3 de julio de 2006

Una bici para Sergio

Esta tarde fui a un centro comercial con mi hijo Sergio para comprarle una bicicleta.

La primer bicicleta debe ser uno de esos hitos que van marcando el crecimiento de una persona, y tenía ganas de vivirlo como padre.

Luego fuimos al parque a estrenarla y a pesar de algún que otro accidente, creo que se lo pasó estupéndamente.

Necesita depurar el freno, le queda un poco fuerte y montar en bici sin capacidad para frenar en las cuestas es un peligro, pero supongo que en breve lo dominará o ya me veo comprando casco y rodilleras...

3 comentarios:

Javi Kactus dijo...

La última frase de esta entrada podría dar para una película, una novela o un cómic de los gordos.

Muy buena entrada. Es un relato perfecto. En serio.

Un abrazo, Labra.

labra dijo...

:)

Gracias Javi, es divertido ver amigos leyendo las pijadas que voy poniendo en el blog...

Respecto a lo del comic, te cedo los derechos :)

Robintxu dijo...

aun recuerdo mi primera bicicleta, los tortazos que me daba, pero una vez aprendido no me separo de ella.