domingo, 5 de agosto de 2007

Circo Richards Bros en Colunga

Esta tarde cumplí con otro de los rituales propios de un padre, y fui con mi hijo a ver el circo Richards Bros que estuvo 3 días en Colunga.

Estuve buscando algún enlace para poner sobre el Circo pero no lo encontré. No parece que estén muy puestos en los nuevos tiempos, lo cual refleja algo el tipo de espectáculo.

Y es que el circo es uno de esos espectáculos que hay que verlo en directo, no sirve verlo en vídeo o en televisión, hay que estar ahí y ver a los trapecistas haciendo piruetas para sentir un poco el tema. Así que ir al circo es como transportarse a una época un poco anterior, en la que lo importante era lo que los artistas hacían en directo.

Personalmente, no recuerdo cuál fue la última vez que fui al circo, así que debió ser hace mucho. Además, recuerdo un poco el olor a animales salvajes, por lo que debió ser un circo con elefantes, leones y otros animales. Como supongo que ya se me empezaba a despertar la preocupación por los animales, no quedé con buen recuerdo del circo, y con la gente con la que hablé, todo el mundo habla de una cierta crueldad en los circos. De hecho, buscando en google, lo primero que encontré es éste enlace.

Sin embargo, el circo Richard Bros no tiene animales y el espectáculo consiste en malabaristas, trapecistas y payasos fundamentalmente. No hay olor a animales y la sensación es de que son una gente que intenta ganarse la vida haciendo un trabajo que debe ser duro. Así que quedé contento de haberme gastado la entrada y haber contribuido de alguna forma a que el espectáculo se mantenga.

Mi hijo también quedó contento y me preguntó que cuándo le volvía a llevar, así que misión cumplida.

2 comentarios:

VillarDani dijo...

Hola Jose. En primer lugar darte la enhorabuena por haber tenido la feliz idea de llevar a tu hijo al circo. Deduzco que ambos salísteis satisfechos del espectáculo. Decirte que mi nombre es Daniel, vivo en Gijón, y soy amigo de los hermanos Sandro (el chico del número de malabares con mazas y pelotas) y Marco (Pipo el payaso), ambos dueños del circo. Son una gente excelente, encantadores y muy muy trabajadores, amantes de lo que hacen (se dedican al mundo del circo desde hace cinco generaciones). Da gusto ver su espectáculo porque trabajan con ahínco, humildad y pasión.
Estoy trabajado sobre su página web. Espero que a lo largo de este mes de agosto vea la luz por fin. En ella aparecerán los números de su espectáculo, su gira, historia, fotografías... Te mantendré informado, para que puedas poner su enlace aquí. Por cierto, que estarán en Cangas de Onís hasta el domingo 13 de Agosto, fecha a partir de la cual comenzarán sus actuaciones a lo largo de la costa Cántabra. ¿Quieres saber cómo encontré tu blog? Me dijo Sandro hoy mismo por teléfono que alguien había escrito sobre ellos de su estancia en Colunga en Internet, que me apurara a terminar la Web, porque algo decían de que no estaban a la última en cuanto a tecnología. Así que "tiré" de google y te encontré.
Lo dicho: gracias por hablar bien del circo. Y aunque no esté con ellos, ni pertenezca a su mundo ni al espectáculo, me siento un poco de su familia, y te agradezco en su nombre tus palabras. Un afectuoso saludo: Daniel.

labra dijo...

Muchas gracias por el comentario, Daniel. Y espero que no os pareciese mal la crítica a lo de la página Web. Simplemente me gusta poner un enlace a las cosas que comento para que la gente pueda navegar a ellas y al buscar por Internet encontraba algunas reseñas a actuaciones de periódicos, pero no encontraba una página Web. Así que si la haces, creo que puede ser bueno para ellos porque hoy en día parece que si no estás en Google, no existes.

La verdad que me ha gustado ver que ellos han leído el comentario y que las haya gustado. Ojalá no se pierda nunca ese tipo de espectáculos, porque además, creo que se lo curran mucho y lo que hacen sólo se puede apreciar bien en directo.