domingo, 27 de julio de 2008

Tamara Labra

Esta mañana me encontré casualmente con mi sobrina, que comenzaba unas vacaciones después de estar en 2 campus de baloncesto y de haber participado junto a la selección asturiana en el campeonato de España de baloncesto.

Tamy empezó jugando siguiendo los pasos de su hermana Sheila, y aunque viven en Mieres, entraron a jugar con el equipo del Adba, en Avilés. Lo cual ya de por sí supone un mérito importante por tener que desplazarse 50km para entrenar.

El caso es que Tamy se está destapando como una jugadora de baloncesto excepcional y aunque pueda parecer orgullo de tío, creo que tiene muchas cualidades para este deporte.

Hace un momento me llamó mi hermano para decirme que habían escrito un artículo sobre ella en la página del club Adba.

Y lo mejor es que además de haber participado en todas las competiciones que ponen en ese artículo, ha sabido compaginar el deporte con los estudios y ha sacado unas notazas. Un claro ejemplo de que el deporte no es incompatible con los estudios, más bien al contrario, creo que es muy recomendable practicar deporte para estar más centrado.

1 comentario:

Jorge dijo...

Hola amigo: quería invitarte que visites el blog que estoy realizando con mis alumnos de segundo año de la secundaria sobre LA DISCRIMINACIÓN.
http://nodiscrimine.blogspot.com
Tema arduo e interesante.
Seguro será de tu agrado.
Te invitamos que leas lo que gustes de él y hagas una opinión sobre el mismo.
Tu aporte será valioso.
Un abrazo desde la Argentina.