domingo, 23 de marzo de 2008

Mala Onda

Acabo de terminar la novela Mala Onda de Alberto Fuguet.

La compré en una librería de segunda mano de Viña del Mar, por recomendación del librero, que me dijo que el autor utilizaba un lenguaje sencillo y directo y que a la vez, describía una época de Chile bastante interesante. Luego, empecé a leerla en Chile y aunque casi la termino de un tirón, tuve que posponerla porque los últimos 2 meses apenas he tenido tiempo para leer.

La novela me enganchó desde el principio y me gustó mucho. Escribe la historia de un adolescente de buena familia en Chile que tiene un montón de dudas existenciales y anda tonteando con las drogas. Todo ello en medio de la dictadura de Pinochet y en plenas votaciones por el pleibiscito. Una amiga chilena me comentó que para ella era como una especie de novela histórica, y podría serlo, porque para mi gusto describe muy bien el ambiente que debió haber en esa época.

Pero además, también describe la evolución de un personaje y su enfrentamiento a una realidad dura, tanto en el entorno exterior, como en su propia familia. En fin, que es una novela muy recomendable y con un estilo directo (eso sí, utilizando muchas expresiones chilenas).

Al parecer el autor, Alberto Fuguet, también tiene un blog y ahora se dedica al cine. He leído algunas críticas a su película Se arrienda, y me apetecería verla.

Como de costumbre, incluyo un fragmento de la novela:

Uno nunca está del todo seguro. La seguridad surge tan sólo de lo que uno cree, creo. Y yo creo, yo siento, estoy seguro de que eso de no acusar recibo, de no mirarme, de hacerse la indiferente, es la señal más irrefutable de que aún la importo. O, por lo menos, de que me odia, pero que, alguna vez, en alguna época pasada cuando todo era mucho pero mucho más fácil, ella me tuvo en cuenta.