sábado, 19 de mayo de 2007

Ingenieros de Primera y Sin Fronteras

Aprovechando mi estancia en Madrid, ayer por la mañana quedé con un ex-alumno de la EUITIO que está trabajando en Madrid y que mañana Domingo se va 15 días al Sahara como cooperante de Ingenieros Sin Fronteras

Estuvimos tomando un café y la charla me pareció muy motivante. Me contó su experiencia anterior en el campamento con una visión muy realista de lo que se puede hacer y lo que no se puede hacer.

Quedé con él en invitarle a dar alguna charla en la Escuela contándonos su experiencia. Una de las cosas en las que ambos estábamos de acuerdo es que la mejor forma de ayudar es transmitir conocimiento. Aunque nunca sobran los alimentos ni las ropas u otras cosas, al final, ese tipo de cosas apenas resuelven nada. Sin embargo, si esa gente logra acceder a la información y al know-how serán capaces de adoptar soluciones especiales para sus problemas.

Y en mi opinión, la mejor herramienta de transmisión de información y conocimiento actual es Internet y la Web. Así que una de las tareas que pretenden realizar es resolver la infraestructura necesaria que les posibilite el acceso a la Web. Lo cual no es nada fácil.

Pero la cosa no queda ahí, además de llegar al contenido hay que poder comprenderlo. Hoy precisamente en el curso de doctorado, hablando sobre la accesibilidad Web, les dije que la accesibilidad no es algo absoluto, y que no es solamente poner texto alternativo a las imágenes. También hay que pensar en la accesibilidad para personas con pocos conocimientos o incluso analfabetos. Esa gente también tiene que poder acceder al contenido. Y de nuevo, conseguirlo, no es fácil.

Los ingenieros informáticos responsables tenemos mucho camino que andar para conseguir que nuestros sistemas sean accesibles. Nuestra disciplina debe ser una ingeniería de primera en todos los ámbitos, no sólo para reclamar las atribuciones que nos corresponden, sino para crear sistemas informáticos accesibles.

En ese sentido me parece un síntoma más de la madurez de nuestra profesión, que existan ingenieros informáticos sin fronteras. Lo lamentable es que ahí sí nos admiten como ingenieros mientras que en otros ámbitos todavía nos ponen en duda. Hay que seguir luchando!