domingo, 3 de junio de 2007

How to be good

Hace 2 días, finalicé el libro How to be good, de Nick Hornby. Es una de esas novelas en tono de humor que se pueden leer casi de un tirón. Al principio, me enganché bastante bien con la trama, pero hacia la mitad me empecé a cansar y estuve a punto de no terminarla.

La novela está contada en primera persona por una doctora, de mediana edad con 2 hijos, que confiesa a su marido que está teniendo un amante, y que éste, en lugar de tomárselo mal, sufre una especie de conversión y decide ser bueno y mejorar el mundo.

La novela cuenta un poco las cavilaciones de la mujer sobre las parejas, los matrimonios, los hijos y el mundo en general. Algunas escenas y algunas cavilaciones me parecieron muy interesantes, aunque llega un momento que se hace un poco repetitiva.

Como de costumbre, marqué algunos fragmentos para poner en este blog. El primero es una breve descripción de su hijo menor, Tom:

He is a disconcerting child, Tom - he's quiet on the uptake, direct to the point of being rude. He has the personality of a child prodigy, but no discernible talent.


El segundo es una reflexión, tras descubrir lo mucho que sufría su hija de ocho años por la muerte de un familiar y de un gato:

It seems to me now that the plain state of being human is dramatic enough for anyone; you don't need to be a heroin addict or a performance poet to experience extremity. You just have to love someone.