martes, 12 de diciembre de 2006

The Wisdom of Crowds

La semana pasada finalicé el libro The Wisdom of Crowds de James Surowiecki.

Aunque me gustó mucho la idea del libro que se describe en la primera parte. La segunda parte contiene varios casos de ejemplo, algunos de los cuales se hacen un poco pesados. De hecho, interrumpí la lectura de este libro por el de Google Story.

La idea principal del libro es que las mejores decisiones son aquéllas en las que participan grupos heterogéneos de personas. Ataca a la idea de que es mejor contar con un grupo de expertos para tomar decisiones.

Según el autor, para que se den las circunstancias óptimas, los componentes del grupo deben ser suficiéntemente diversos, actuar de forma independiente, estar descentralizados (personas con conocimientos locales) y disponer de algún mecanismo de agregación de información (para pasar de opiniones individuales a conocimiento colectivo).

En el libro, se describen 3 tipos de problemas: Conocimiento (adivinar la solución de ciertos problemas), Coordinación (personas que actúan siguiendo su propio beneficio pero que logran situaciones coordinadas, por ejemplo, movimiento del tráfico), y cooperación (personas que siguiendo sus intereses particulares realizan obras de beneficio para la comunidad, por ejemplo: pago de impuestos).

El libro pone muchos ejemplos interesantes, y algunos relacionados con la informática, como el algoritmo de búsqueda de google (encontrar primero los resultados más populares) o los wikis. A mí también me recordó mucho algunas de las cosas que he leído reciéntemente sobre la Web 2.0. De hecho, creo que es un libro que podría servir de fundamento filosófico al tema.

Acabo con el último párrafo del afterword:

I don't want to underplay the power of the assumptions that underlie our traditional model of decision making. But while trusting the collective judgement of a group may be difficult, it's also smart. What I think we know now is that in the long run, the crowd's judgement is going to give us the best chance of making the right decision, and in the face of that knowledge, traditional notions of power and leadership should begin to pale. I am cautiously hopeful that they will, allowing us to begin to trust individual leaders less and ourselves more.