viernes, 15 de abril de 2011

Horizontes Internacionales: cómo trabajar en Google, el CERN o en Centros de Investigación Internacionales

Ayer se celebró en la Escuela de Ingeniería Informática una charla-coloquio con el título "Horizontes Internacionales: Cómo trabajar en Google, el CERN o en Centros de Investigación Internacionales". Los ponentes eran todos ex-alumnos de la Escuela y a mí me tocó actuar de moderador.

Personalmente, me pareció que fue una charla muy interesante, y fue uno de esos momentos en los que uno se siente orgulloso de ser el Director de la Escuela. Realmente, creo que la Escuela de Ingeniería Informática tiene algo especial, y éso se nota al ver el buen ambiente que hubo ayer en la charla. Ojalá se mantenga muchos más años.

Pongo a continuación la mini-biografía de los ponentes, tal y como la mandé a los periodistas:


Eloy Reguero Fuentes, Ingeniero Informático por la Universidad de Oviedo. Actualmente desarrolla su actividad profesional como Ingeniero de Software en el CERN (Organización Europea para la Investigacion Nuclear). En un ambiente multicultural, Eloy trabaja en el desarrollo de la aplicación web de gestión interna donde en su día a día usa últimas tecnologías como Grails, Groovy o BPM.

Ramón Medrano Llamas, Ingeniero Técnico Informático por la Universidad de Oviedo, obteniendo el Premio Fin de Carrera en el 2008. Ha trabajado en el CERN, desarrollando software de fisica, en Google como Corporate Engineer y, en Mayo, tiene previsto regresar al CERN para trabajar en el Worldwide LHC Computing Grid.

Luis Alberto Fuente Fernández, Ingeniero Técnico Informático, 2009. Ese mismo verano se matriculó en el MSc Intelligent Systems and Robotic en De Monfort University, Inglaterra, en el cual obtiene la calificacion de "Distinction Honours Award". Actualmente, estudiante de doctorado en The Intelligent Systems Research Group en la Universidad de York, UK donde está desarrollando el projecto ALBINo (financiado por ESPRC) en el York Centre for Complex System Analysis.

Antón Morant Fernández estudió Ingeniería Técnica de Sistemas en la Escuela de Ingeniería Informática de Oviedo de 2006 a 2010, obteniendo el Premio Fin de Carrera. En la actualidad, de 2010 a 2011, es alumno del MSc in Computer Science en la Universidad de Oxford.

Pablo Carballude González, graduado en computación por la Universidad de Portsmouth y master en Human-Centered Interactive Technologies por la Universidad de York. Actualmente estudia MSc Computing Security en la Universidad de Birmingham.

Como puede verse, forman una buena muestra de antiguos alumnos que han decidido ampliar horizontes y salir al ámbito internacional. Estoy seguro que van a tener un gran futuro profesional y espero que se sigan acordando de la escuelina.

Estos días, hablando con más profesores sobre las cualidades de la Escuela de Ingeniería Informática, pensamos que una de las características es el tamaño de la Escuela, que no es ni grande ni pequeña. Con una masa crítica de personas suficiente para que se puedan producir conexiones sociales interesantes, pero sin un tamaño excesivo que intimide y perjudique las relaciones sociales. Personalmente, creo que es un centro acogedor, que intentamos fomentar las iniciativas de los estudiantes, con un elenco de profesores más o menos jóvenes y que les gusta la ingeniería informática, y con unos estudiantes bastante motivados y serios. Esto último me lo han confirmado muchos profesores que imparten clase en otros centros. Al final, todo éso se acaba notando y en charlas como las de ayer, yo me llené de orgullo al ver cómo chicos a los que les había dado clase, están en centros internacionales de primerísimo nivel, codeándose con otros profesionales, y diciendo que a nivel de conocimientos, están bien preparados.

Sobre la charla, como no fui tomando notas, ahora mismo apenas me acuerdo de muchas de las afirmaciones que se dijeron. Quizá, llamó la atención, la intervención de Ramón Medrano, comentando aproximadamente cómo eran los sueldos en Google. Que todo el mundo quería trabajar en esa empresa y que el proceso de selección, aún siendo confidencial, era muy estricto, pero que el primer filtro, eran las notas.

La intervención de un chico diciendo que éso se lo tendríamos que haber dicho antes, incluso en los institutos, para que así empezaran desde pequeños a preocuparse por tener mejores notas. Pues sí, es cierto. En España, lamentablemente hay una cultura que no trata bien a la gente que obtiene buenos resultados académicos. Una cultura en la que un futbolista mediocre sale en miles de páginas en los periódicos, pero un ingeniero informático asturiano que trabaja en Google no es noticia. Una cultura en la que si alguien estudia bien, se le llama empollón, y si le gusta la informática, se le llama friki...en fin, una cultura que no fomenta casos como los de estos chicos, y que sin embargo, deberían servir de ejemplo para muchos jóvenes.

Al menos, esta vez hubo 2 periódicos que reflejaron la noticia: La Nueva España y La Voz de Asturias.

6 comentarios:

jalo dijo...

Es una alegría saber que la EUITIO ha producido tan grandes profesionales.

La nota negativa es que nuevamente haya que irse fuera para hacer una carrera decente, ya que dentro, es, casi imposible.

Un saludo.

EUITIO-Student dijo...

Hola,no tuve la oportunidad de estar en la charla y tenia curiosidad por saber si se comento en el tipo de titulación (técnica-superior -grado)
que exigen tanto en el CERN como en las universidades Británicas.

Guti dijo...

A mí me daría vergüenza decir en público que "me tenía que haber avisado alguien de que era bueno sacar buenas notas".

Lo normal sería que me contestaran: "tú, ¿yes tontu, o fáeste?"

boronat dijo...

Podemos mirar también al apartado de "Necesita mejorar", en el que destacaría como primer factor los idiomas. Hasta el 2003 que acabé yo los idiomas brillaban por su ausencia, tanto en asignaturas específicas de inglés como en otras más generales.

Un segundo factor asociado son las becas Erasmus. De nuevo hasta 2003, la situación en la EUITIO era que había cero becas Erasmus.

Tanto los idiomas como las becas son dos elementos muy importantes a la hora de iniciar una carrera internacional. En este caso, como en otros muchos, se depende de los profesores: si un profesor no habla inglés, nunca lo va a aplicar en su clase, y muy difícilmente logrará acuerdos de becas.

En los últimos años algo ha cambiado. Y con el plan de estudios nuevo tiene más sentido sacar buenas notas en asignaturas que valen la pena, no como pasaba antes con asignaturas inútiles donde tener un sobresaliente no te aportaba nada.

Algunos estamos un poco "abuelo cebolleta" :)

labra dijo...

Bueno, en esas 2 cosas, hemos cambiado algo. Llevamos varios años en los que algunas asignaturas imparten grupos en inglés y precisamente para el próximo curso uno de los grupos de primero va a ser bilingüe.

Respecto a las becas Erasmus, también tienes razón que había pocas, pero también estamos mejorando y ahora ya hay unos cuantos destinos que muchas veces quedan vacantes. Un problema siempre fue que no conseguíamos destinos de habla inglesa, porque en general esos destinos no suelen hacer Erasmus porque son receptores de alumnos y los alumnos ingleses prefieren destinos con mejor clima que el asturiano. A partir del próximo curso hemos conseguido también un destino Erasmus en Irlanda aparte de los de Estados Unidos (que no son Erasmus). Pero vamos, que aunque tienes razón que hay que mejorar, en algunas cosas, lo estamos intentando :).

Ah!, por cierto, que tú serías otro candidato ideal para la segunda parte de la charla de Horizontes Internacionales...si vuelves por Asturias, avísanos para invitarte...

Anónimo dijo...

También conviene apuntar que las universidades españolas, aunque están cambiando, valoran mucho el poner codos (para chapar las verdades indiscutibles) y echar horas en clase (para aprender del profesor, quien todo lo sabe y lo juzga). Sacar nota en evaluaciones "a la anglosajona" es mucho más llevadero y menos coñazo. Al menos eso dicen muchos estudiantes que pasan por aquí de Erasmus y flipan de la de horas que hay que dedicar al "learn by heart" y del grado de cuadriculamiento mental y baja tolerancia a la discrepancia del profesorado. Resultado: el GPA que se lleva el personal no les ayuda a la hora de encontrar trabajo fuera. Pero de tener un campus de excelencia boloñesa no nos quita nadie...