viernes, 4 de enero de 2008

Desde Chile (4ª vez)

Ya estoy de nuevo en Chile por cuarta vez. De nuevo me han invitado para dar una sesión en el Magister en Tecnologías de la Información de la Universidad Técnica Federico Santa María.

En el viaje no he tenido mayores problemas, a parte de que es un viaje que acaba haciéndose pesado. De todas formas. me tocó un avión que trae una pantalla pequeña con videojuegos y películas, que te hace el viaje bastante más liviano.

Vi 2 películas y un par de capítulos de típicas series norteameticanas. De hecho, para mí que llevo una temporada sin apenas ver la tele, fue como una especie de baño de cultura yanqui en una noche. La primer película fue Rush Hour 3, con Jackie Chan. Aunque la película es entretenida y tiene algunos golpes simpáticos, derrocha ideología pro-yanqui por todos lados. Aunque en mi opinión, parece como si se les hubiesen colado varios guionistas críticos con el sistema que incluyen varios comentarios y gags muy críticos con el sistema yanqui. De hecho, son divertidos los comentarios del taxista francés criticando a los yanquis, a pesar de que luego se entusiasma con el tema y se dedica a hacer persecuciones y matar malos de forma exagerada. Con lo cual, uno no sabe si el mensaje que quieren dar es que los yanquis matan malos (pero sin exagerar) o simplemente quieren hacer un chiste y no se plantearon dejar ningún mensaje...

La otra película fue The Brave One, de Jodie Foster. Trata de una pareja a la que atracan en un parque cuando estaban haciendo los preparativos para casarse y les dan una paliza, matando al chico y dejando hecha polvo a la chica (Jodie Foster). Luego, la chica está desesperada una temporada y decide comprar una pistola para protegerse...con el tiempo empieza a usar la pistola para vengarse de todos los malos que encuentra en su camino. De nuevo, temática pro-yanqui a tope en la que parece que el mensaje de fondo es que todos deberíamos comprar pistolas para defendernos de los malos que andan por ahí sueltos. Sin embargo, como en la anterior, uno puede verla con otros ojos y pensar que en realidad el mensaje es que aunque todos compremos pistolas y andemos tomándonos la justicia por nuestra cuenta, en realidad no nos vamos a sentir mejor...pero bueno, este último mensaje no sé si es el que yo quiero ver. En cualquie caso, la peli no está mal hecha y te hace reflexionar un poco.

Por lo demás, tras aterrizar, no encontré a la persona que se suponía me iba a ir a buscar al aeropuerto, así que tomé un pseudo-taxi al que se suponía iba a ser mi hotel, pero que luego resultó que no, que me habían reservado en otro hotel cercano. Tras una hora esperando llegué al hotel Orly que me correspondía, que me gusta mucho, especialmente porque tiene acceso wireless gratuito, algo que me empieza a parecer imprescindible.

Por la tarde estuve paseando e intentando acostumbrarme al nuevo horario...el primer día siempre cuesta trabajo, porque cuando tu reloj interior te marca las 12 de la noche, ves que para ellos son las 8 de la tarde y que todavía hace sol. Me acosté a las 4 de la mañana españolas (12 de la noche chilenas) con el fin de forzar el reloj interno, pero ahora por la mañana desperté a las 6 de la mañana chilenas (10h españolas).

La ventaja de este desfase horario es que ahora mismo la red parece que va rápida y aparte de escribir en el blog, estoy subiendo 400Mb que tenía que subir a un servidor para poder dar el curso...

2 comentarios:

mafias dijo...

La próxima vez dedícate a probar los videojuegos, seguro que son mejores que las películas... Además, ¡tengo curiosidad por saber cuáles son!

Yo en una película de Jackie Chan no intentaría buscar un mensaje, creo que son pasatiempos sin más, no películas de reflexión...

Ahora, pasemos al talibanismo ortográfico puro y duro :p
"dejando echa polvo a la chica (Jodie Foster)"
Supongo que será hecha; no es lo mismo estar hecha polvo que echar un polvo :-)
Para terminar, videojuego ya es una palabra aceptada por la RAE, así que no necesita el guión. Aunque creo que por ahí siguen siendo "juegos de video", así, con acento en la e. Disfruta tu estancia en Chile :-)

labra dijo...

Gracias Mafias por las correcciones ortográficas...acabo de editarlo :)

Sobre los videojuegos, la verdad que no eran nada del otro mundo. Que recuerde uno era del ahoracado muy patatero, otro de una especie de troglodita que tiene que mover piedras hasta encontrar algo (con este estuve jugando un rato hasta que cansé, principalmente porque los mandos de mi asiento iban lentos), luego había alguno más de matar marcianos que tampoco recuerdo (es que además son los mismos en cada viaje y ya había jugado en algún viaje anterior), y finalmente, con el que estuve jugando un rato fue con uno de ajedrez. Lo que pasa es que es muy malo y le ganaba siempre (y yo tampoco soy un jugador del copón), así que en alguna partida me entretuve en dejar a la máquina que me matara a la reina y luego intentar ganarle (lo conseguí una vez sí y otra no). Lo que molaría de este juego es que tiene la posibilidad, creo, de jugar contra otro pasajero...lo que pasa que como iba solo y era de noche, tampoco me puse a preguntar a gritos si alguien quería jugar conmigo :).

Sobre lo del mensaje de la peli de Jackie Chan, no estoy tan de acuerdo, creo que las pelis norteamericanas que nos tragamos acaban dejando cierta ideología en nuestras cabezas (para bien o para mal), y si además están orientadas a niños, pues más peligroso todavía. Y aunque no soy muy paranoico con esas cosas, cuando te vas haciendo mayor te vas dando cuenta y por lo menos te queda el derecho al pataleo :)