viernes, 20 de enero de 2006

En Chile como en casa

Lo bueno de viajar por segunda vez a un país es que ya sabes de mano lo que te vas a encontrar y tomas estrategias para aproximarte a la cultura de dicho país. Me pasó la segunda vez que fui a Estados Unidos y me ha vuelto a pasar en Chile.

Esta vez, decidí tomar un par de días extra para conocer algo del país. Además, como las clases fueron en fines de semana, tuve una semana también libre para pasear por Viña del Mar.

Al final, los últimos días paseaba por la calle como si estuviera haciéndolo por cualquier barrio de mi ciudad. Las calles de los países latinoamericanos tienen un ambiente especial en el que o bien te sientes incómodo, pensando que te van a robar en cualquier momento, o te sientes cómodo pensando que estás entre una familia muy grande de millones de personas...esa última sensación es la que viví en este segundo viaje.

Los 2 días extra de turismo alquilé un coche y fui hacia el interior, a un pueblo llamado Olmué. El pueblo está al lado del cerro de la Campana y aunque en principio, tenía intención de subir...con el calor que hacía, decidí descansar en la piscina de la hostería donde me alojaba...

También paseé por Quilpué, una especie de ciudad dormitorio de Viña del Mar o Valparaíso...donde apenas hay turistas y se ve un ambiente por las calles tranquilo. El único "pero" es que estuve buscando alguna librería para comprar un libro para el viaje de vuelta y no encontré ninguna...

Acabé comprando el libro en un puesto del Aeropuerto. Compré una novela titulada El Alemán de Atacama de Roberto Ampuero. Es una novela policíaca bastante entretenida que prácticamente leí durante el viaje. Trata sobre el oasis San Pedro de Atacama del cuál me han hablado y que si puedo repetir viaje a Chile, intentaré visitar.

Lo mejor, como la otra vez, la gente que he conocido...es increíble lo cerca que estamos en muchas cosas y lo lejos que estamos geográficamente...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¿labra, cual es tu opinión de que tenemos nueva presidentA?

labra dijo...

Pues aunque no conozco a fondo los detalles, el hecho de que sea presidenta me parece estupendo. Ya es hora de que se produzcan cambios en la forma de gobernar. No coincido para nada con algunos comentarios que oí en Chile en los que decían que no tenía carácter...creo que eran un poco machistas y que si hubiese sido un hombre hubiesen atacado por otros sitios...bueno, este comentario me ha servido para escribir otro artículo sobre las elecciones...te remito a él.