viernes, 20 de enero de 2006

Cerrado por elecciones

Uno de los comentarios del otro artículo me pregunta sobre mi opinión acerca de las elecciones. Me ha animado a escribir este artículo sobre las elecciones en Chile, ya que el proceso es diferente al español y hubo algunos detalles que me llamaron la atención.

En primer lugar, votar es obligatorio! A diferencia de España donde es opcional, en Chile es obligatorio, y creo que no se puede hacer por correo. Es posible evitar tener que votar si uno está viviendo lejos de la zona donde debe votar y lo justifica. Aunque he conocido casos de personas que aprovecharon las elecciones para volver a sus ciudades de origen para votar y de paso saludar a la familia.

En segundo lugar, los militares se hacen cargo del país el día antes de las elecciones. Eso hace que ese día se vea un montón de militares patrullando las ciudades y que si uno no está avisado, pueda llegar a pensar en que se ha producido un nuevo golpe de estado...

También tienen una ley que prohíbe beber alcohol desde el día anterior y por tanto también prohíbe venderlo. De hecho, el día de las votaciones se enumeraron una serie de detenciones a personas que habian bebido más de la cuenta. La verdad que no sé si en España también se prohíbe votar borracho, pero creo que no...al menos no he visto controles de alcoholemia en los colegios electorales...

Otra curiosidad, las mujeres y los hombres votan en lugares separados. Era divertido ver incluso que en los reportajes de TV, había reporteras que cubrían las mesas electorales de las féminas, y reporteros que cubrían las de los hombres.

Y luego, durante el día de elecciones, muchos establecimientos cierran sus puertas. En mi caso, coincidió con el primer día que tenía alquilado el coche y que iba a buscar alojamiento a Olmué. Cuando llegué a la hostería que había visto por Internet, me la encontré cerrada y los del pueblo me dijeron que estaba todo cerrado, restaurantes y tiendas incluidos...me puse algo nervioso por la situación, pero descubrí que no era del todo cierto, y que al parecer, la ley no obliga a cerrar, simplemente cierran porque muchos de los empleados tienen que ausentarse para ir a votar. Así que al final encontré una hostería abierta y un restaurante donde comer.

Durante el día de las elecciones está prohibido hablar de política. Sin embargo, me llamó mucho la atención algún reportaje de TV en el que desayunaron con uno de los candidatos. El desayuno ofrecía una imagen familiar rodeado de su mujer, hijos y nieto tan edulcorada, que daba mal rollo...

No tuve tiempo a leerme los programas de los candidatos con detalle, pero el hecho de que una de las candidatas fuese mujer, separada y que había tenido problemas con la dictadura, me acercaba bastante más a su postura que a la del otro.

Por otro lado, durante mi estancia, casi todas las personas con las que hablé eran partidarias de ella. Lo cual me hace pensar que los partidarios del otro candidato se movían en otras esferas...

Ah! también viví el Domingo las celebraciones en la calle por la victoria de la candidata...quizás éso fue lo que menos me gustó. Creo que ese tipo de celebraciones pueden llegar a crear conflictos...pero bueno, cada uno es libre de celebrar lo que quiera y como quiera...