jueves, 26 de mayo de 2005

Curso en la Ponti

El fin de semana pasado me tocó dar por primera vez un curso de doctorado en la Universidad Pontificia de Salamanca, campus de Madrid. En realidad, el curso lo impartí en unas instalaciones que tienen en Majadahonda. El aula era estupenda (con ordenadores de pantallas planas dispuestos en semicírculo...). Era la primera vez y no sabía qué tipo de público me encontraría. Además, Luis Joyanes me había comentado que invitarían también a los del Máster. El curso se concentraba en 10 horas, 5 el viernes por la tarde y otras 5 el sábado por la mañana. El primer día me dediqué a repasar la parte de XML y servicios Web, aunque por las caras, algunos ya lo conocían (aunque otros parecía que no lo conocían). El segundo día me dediqué de lleno a la Web semántica. Aquí creo que no lo conocían ninguno y quedé más contento con las explicaciones. De todas formas, sigo sin estar contento de dar cursos teóricos en salas donde los alumnos pueden despistarse navegando por Internet...creo que incluso uno de ellos, posteó un comentario en este blog...lo ideal es algún sistema donde el profesor pueda controlar en cada momento si los alumnos deben ver las trasparancias o pueden navegar libremente para hacer algún ejercicio...

Una cosa que me gustó del ambiente del curso fue que los alumnos me dieron algunos enlaces interesantes. Por ejemplo Grokker ofrece un interfaz muy simpático para realizar búsquedas y Mooter ofrece una búsqueda basada en clusters. Otro que no conocía era Google Vídeo que se encarga de buscar palabras dentro de programas de vídeo de la TV.

El sábado por la tarde asistí a la fiesta que organizaron en la Escuela Universitaria de Informática de la Universidad Politécnica de Madrid invitado por José Zato. Aunque en la fiesta no había mucha gente, el ambiente era muy agradable y conocí gente interesante.

En una parada de metro de Madrid me saludó un chaval que no reconocí. Resulta que le había dirigido el proyecto fin de carrera y yo no me acordaba ni de su cara (aunque la verdad es que él dijo que había cambiado mucho desde entonces, pero bueno...). Como esto de los blogs también vale para confesar, confieso que soy un verdadero desastre para acordarme de las caras y de los nombres de la gente...pido perdón por anticipado a todos los que no he saludado por la calle alguna vez por despiste!