miércoles, 6 de febrero de 2013

Científicos expatriados

Justo antes de navidades realicé un viaje de vuelta de Utrecht con mi hijo de 2 años Alex.

Al montar en el tren de Utrecht a Amsterdam no teníamos sitio donde sentarnos y un chico nos cedió su sitio diciéndonoslo en español.

 Tras éso comenzamos a hablar, se llamaba Daniel y casualmente iba a tomar el mismo avión que nosotros. Aunque no tuvimos mucho tiempo para charlar, me dijo que él vivía en Utrecht y conocía a más españoles, y que cuando volviese en febrero, si montaban algún sarao, nos invitaban.

Fue una casualidad magnífica, pues los otros españoles a los que conoce son una gente majísima, algunos con niños de la edad de Alex, con los que hemos coincidido los 2 últimos domingos y nos lo hemos pasado muy bien.

Aparte de éso, hay algo que une a cada uno de ellos, y es que son cientificos españoles expatriados. 

Daniel me contaba que se había venido para un año, por una estancia de investigación, pero lleva ya 10 años. Creo que es el más integrado de todos. De hecho, ya se ha comprado una casa en Utrecht y habla holandés (incluso da clases de holandés para extranjeros).

 La semana pasada nos invitaron a una comida mexicana en la casa de Gonzalo y Silvia. Ellos también están establecidos, de hecho acaban de comprar la casa en Holanda. Tienen 2 hijos de 5 y 7 años que van al colegio en holandés y hablan español con un poco de acento extranjero. Vinieron a Holanda con becas Marie-Curie pero han encontrado oportunidades de quedarse a trabajar. En el trabajo están contentos y no se plantean volver a España.

Otro de los que ha venido con una beca Marie-Curie es Esteban. Esteban está aquí con su mujer y tienen dos hijas de 1 y 3 años. De momento, la mujer de Esteban no trabaja y se dedica a cuidar a las hijas y aprender holandés. Ella estudió la carrera de Comunicación Audiovisual y dice que en España no encontraba trabajo. Él está contento en Holanda y está pensando alternativas de futuro. Dice que ahora parece que no es tan fácil quedarse, pero sobre volver a España, cree que tampoco tendría donde trabajar de lo suyo.

La otra pareja son Eva y Pedro. Eva tiene otra beca Marie-Curie de biología. Pedro es informático y de momento está buscando trabajo y aprendiendo holandés (en muchos trabajos parece que piden holandés). En principio les quedan otros dos años más en holanda y no saben si volverán o no.

Aparte de que todos ellos forman un grupo muy agradable, si uno se pone a reflexionar sobre el tema, hay algo preocupante. Ellos no están en Holanda porque hayan elegido entre España y Holanda, están en Holanda porque la opción de regresar a España no es viable porque supondría cortar su carrera científica.

En mi opinión: España está expatriendo a sus científicos.

Desde luego, son una pequeña muestra de gente que me encontré por casualidad. No tengo números que me avalen y tampoco tengo ganas de buscarlos, aunque estoy seguro de que los hay. Pero es triste que un país no se de cuenta de qué es prioritario y qué no. Y en el mundo actual, la ciencia y la investigación son una prioridad.

Casualmente, el otro día me re-encontré con el blog de Rafa Font, un antiguo alumno que además participaba en la Delegación de Alumnos y que siempre intentaba mejorar las cosas. Ahora parece que está intentando mejorar las cosas en el terreno político con el partido Equo.

Yo personalmente, no suelo estar convencido de nada en el terreno político, pero sí creo que la ciencia y la investigación son fundamentales y pueden mover el mundo.