lunes, 22 de agosto de 2005

Unplugged

Acabo de regresar de unas vacaciones de 1 semana en un hotel en Palmanova, Mallorca. No puedo decir que he estado en Mallorca porque en realidad al viajar con 2 bebés, hemos estado casi todo el tiempo en el hotel y en los alrededores. El hotel estaba bastante bien preparado para vacaciones familiares, 2 piscinas, desayuno y cena incluidas, muchas animaciones, etc. Además, estaba a unos 300m de la playa y a otros 100m del Centro de Salud (al que tuvimos que ir 2 veces porque Sergio se puso malo de garganta...). Total, que no nos hemos movido mucho por la zona. La mayoría de los clientes eran ingleses (no vi ningún alemán, aunque sí había varios españoles) . Para mí fue curioso porque el inglés es un idioma que siempre asocio a congresos y a gente mayor hablando en serio, sin embargo, en el hotel era divertido oir a niños de 3 años hablar en inglés.

Respecto al título del post, decir que estuve a punto de llevarme mi portátil pero en el último instante decidí dejarlo en casa (sobre todo al ver que tenía que llevar un bebé en un brazo y un par de mochilas en el otro...). Así que estuve una semana entera sin ordenador. Un efecto lateral fue que dejó de dolerme la espalda (no sabía si el dolor era por llevar a los niños o por trabajar con el ordenador, y ahora creo que debe ser por el ordenador...). Aunque estaba completamente decidido a no conectarme a Internet, no pude resistirlo y uno de los días pagué 2 euros para conectarme media hora a Internet. La experiencia fue horrible. El ordenador tenía una versión del IExplorer capada que no admitía ActiveX y no permitía leer los correos de "gmail". Así que estuve casi toda la media hora intentando buscar cómo conseguir leer los correos sin conseguirlo (lo siento, pero cada vez odio más al IExplorer...). Lo peor fue que en los últimos 5 minutos de esa media hora, se pusieron 2 niños ingleses a mirar lo que hacía y a contar cuanto tiempo faltaba porque ellos querían conectarse a continuación...si no estaba bastante cabreado buscando cómo leer los correos, tener 4 ojos por encima observando mis movimientos me dejó desquiciado...total, media hora y 2 euros perdidos y una semana desconectado.

Uno de los días de la semana decidimos alquilar un minibús para recorrer la isla con unos amigos y su hija. El problema es que fue justo el día en que amenazaban tormentas e inundaciones, así que hicimos el recorrido a la mitad. Una parada en un mirador con restaurante llamado "des Grau" en Estellencs donde tuvimos una buena comida. También fue divertido conducir el minibús recordando viejos tiempos conduciendo las furgonetas del grupo...

Para el viaje había llevado, aparte de algunos libros y artículos sobre web semántica que ni toqué, un libro titulado Reberlarse vende: el negocio de la contracultura de Joseph Heath y Andrew Potter. Aunque todavía no lo he acabado (con 2 bebés es difícil encontrar huecos para la lectura), el libro me está gustando. No tanto porque coincida con los autores como porque contiene razonamientos que realmente te hacen pensar. Ya digo que algunas de las afirmaciones me parecen un poco exageradas. Comparto con los autores la sensación de que la contracultura es una postura que en llevada al extremo es incoherente. Pero creo que es necesario que existan dichos movimientos y que si no hubiese sido por algunos de ellos, la propia cultura y el pensamiento del mundo sería diferente. En realidad, creo que el problema es que tanto la cultura como la contracultura no deberían tomarse demasiado en serio y que el problema de fondo es la gente cree que realizando determinadas manifestaciones culturales va a cambiar el mundo. Bueno, no me enrollo más y solamente acabo recomendando el libro y haciéndolo como a los autores no les gusta, o sea, en plan Beavis & Butthead, el libro "mola" :)

3 comentarios:

Tania-chan dijo...

¿En serio no viste ningún alemán? Alucinante. Cuando yo fui ví más alemanes que mallorquines. Además, según un reportaje que vi hace tiempo, montones de alemantes tienen casas de verano en Mallorca xD

Me gusta mucho, cuando voy de vacaciones, escuchar a gente hablando en otro idioma .. sobre todo inglés. No hay muchas oportunidades donde vimos de oír un buen acento británico, y cuando puedo hacerlo, me encanta :D

Yo estuve cinco días en madrid, sin ordenador, sin conectarme a internet y fue una bendición. Eso sí, cuando volví, me enganché de nuevo a los juegos que había dejado atrás :P (viva el Morrowind! xD)

labra dijo...

Bueno, ver sí que ví algún alemán, pero no en el Hotel. Como tú dices, la isla está plagada de alemanes y yo me esperaba encontrar el hotel lleno de ellos. Para mi sorpresa, lo que me encontré fue muchos ingleses. Sin embargo, el día que alquilamos el minibús y nos movimos por la isla vimos mucha gente alemana y de otros países...

El Aprendiz dijo...

Es de lo mejor eso de irse de vacaciones y no enterarse de nada de lo que pasa en el mundo que acabas de dejar atrás :P

¡Ah! Y el Morrowind es algo más que un juego Ithilien, no lo olvides.